HISTORIA DE LA CERAMICA (CAP. 10)

Historia de la Cerámica América

La cerámica, tanto en el norte como en el sur de América, desarrolló estilos totalmente diferentes de las vasijas hechas en otras partes del mundo. Los alfareros de América estuvieron protegidos de las invasiones y en consecuencia de las influencias, hasta que los exploradores y colonizadores llegaron en el siglo XVI. Las primeras vasijas presentan dos grandes características. En primer lugar, todas están hechas a mano, bien sea utilizando rollos o anillos de arcilla, o hechas a mano en moldes. No se utilizó el torno de alfarero. En segundo lugar todas están decoradas con engobes de arcilla coloreada o pigmentos. El vidriado era desconocido. Los colonizadores, procedentes de Europa, llevaron métodos y técnicas muy diferentes.
Geográficamente las áreas en las cuales se hizo la mayor parte de la cerámica en América son diversas y abarcan tierras bajas cálidas y pantanosas, desiertos, tierras altas y valles cultivados. Los primeros nómadas, probablemente de origen mongol, viniendo desde el norte de América se asentaron en las zonas más cálidas de América Central y es aquí donde se hizo la mayor parte de la cerámica. La cerámica americana más primitiva es única. La separación del resto del mundo, durante algunos miles de años, permitieron el desarrollo de una sociedad de tipo neolítico sin ayuda ni impedimento, hasta que fueron visitados y, en su momento, conquistados por los invasores procedentes de Europa. Los invasores encontraron una sociedad fantástica y totalmente extraña, con patrones artísticos totalmente distintos de los suyos.
El trabajo de los metales no se desarrolló en América hasta los siglos ix y x d.C.; la rueda era, o desconocida o no desarrollada, y generalmente se empleaban para el transporte muías o trineos, mientras que las personas ricas o importantes eran trasladadas en litera. La cestería se desarrolló muy pronto, precediendo a la cerámica en muchas zonas, y para hacer las vasijas se utilizó una técnica similar al método de enrollado, utilizado para hacer cestos. El vidriado fue desconocido, existiendo en raros casos y en ellos se utilizó para decoración más que con finalidad funcional; por ejemplo, en la cerámica hecha en el sureste de Norteamérica. A partir de este entorno, bastante primitivo, surgió un estilo característico de cerámica, utilizando únicamente métodos de trabajo a mano. Las vasijas estaban decoradas, utilizando, o bien decoración incisa, o en relieve, o engobes coloreados. Los hornos eran primitivos, pero en algunas zonas estaban suficientemente desarrollados para permitir controlar la atmósfera, posibilitando la obtención de la coloración negra asociada con la cocción reductora. Las formas de la cerámica tendían en sí mismas a ser rechonchas. Las semillas y el maíz, la alimentación básica, tenían que ser almacenados y se hicieron muchas vasijas para esta finalidad. Los cacharros de cocina, que constituyen el mayor grupo de cerámica, muestran las características de las vasijas utilizadas por una sociedad primitiva viviendo al nivel del suelo; por ejemplo son corrientes los fondos redondos para asentarse en el fuego, o apoyarse en superficies blandas, así como los cuencos con patas en trípode, para sostenerse sobre suelos irregulares. Las caras modeladas en las vasijas apuntan hacia arriba, de manera que pueden verse claramente cuando estas vasijas están colocadas sobre el suelo.
Indudablemente, la cestería juega un gran papel, influenciando las formas de la cerámica. Tres métodos de construir la cerámica —el enrollado, el moldeado y el modelado—, usados separadamente o en combinación, permitieron hacer casi cualquier forma. Esto contrasta fuertemente con la utilización del torno, que impone un límite a la figura de la vasija.
La decoración era raramente naturalística, en cuanto no intentaba reproducir las formas naturales de animales o flores, tal como existen en la naturaleza. Estos motivos eran interpretados estilísticamente y se adaptaban al medio constituido por la arcilla. Por ejemplo, en la cerámica Mimbres los insectos se simplificaban y se representaban como motivos y dibujos. Las escenas en las vasijas mayas son muy estilizadas, mientras que representan los acontecimientos con precisión. Los dibujos geométricos son los motivos más corrientes y se presentan a través de la mayor parte de la región. En algunas zonas los patrones están claramente influenciados por los dibujos textiles contemporáneos, mientras que en otros se presentan como bellas figuras geométricas básicas, utilizadas para satisfacer la división del espacio.
La costumbre de enterrar las vasijas con los muertos, practicada por muchas tribus, ha conservado mucha cerámica, a menudo en buenas condiciones. La mayoría de evidencias acerca de grupos de gente hace largo tiempo desaparecidos, se han destruido, bien sea por los conquistadores del siglo XVI, o por la propia naturaleza de los materiales; por ejemplo, el adobe, una mezcla de barro y paja utilizado para construir las casas, no tiene la durabilidad de la piedra.
La forma y dibujo de las vasijas, hechas por un grupo concreto de gente, reflejan claramente el modo de vida contemporáneo. En algunos grupos, especialmente en la cultura mochica del Perú, las vasijas presentan, pintados o modelados en ellas, muchos aspectos de la vida contemporánea, desde escenas de comida y caza, hasta las de hacer el amor y los castigos. La cerámica de la América primitiva no sólo sirve como un registro social, conservando únicamente detalles de acontecimientos que de otra manera no habrían quedado registrados, sino que también es una forma de arte por propio derecho, que refleja el pensamiento y el logro estético de comunidades siguiendo una corriente única de desarrollo. Tres divisiones geográficas naturales nos proporcionan tres grupos de clasificación de la cerámica americana.

América: Suroeste de Norteamérica

El área suroeste de Norteamérica cubre aproximadamente los modernos estados de Arizona y Nuevo México. Los indios se asentaban en aldeas o pueblos, y se les dio la denominación general de indios pueblo. El maíz era su dieta fundamental y la cerámica era una de sus principales formas de arte. La cerámica primitiva se construía por enrollado y los límites de los rollos se dejaban, a menudo, vistos en el exterior, mostrando claramente el método de construcción. Las vasijas, hechas de arcilla gris, formaban los recipientes básicos de cocina y se conocen como cerámica corrugada. Más tarde se emplearon engobes coloreados, principalmente negro y blanco, para hacer dibujos sencillos de rectángulos, triángulos, zigzags, grecas, espirales y ajedrezados, rayados o pintados.
Se realizaron cuencos cié paredes delgadas, jarros cilíndricos, ollas, cántaros con asa, jarras y tazas, con arcilla cuidadosamente preparada, rosa o roja. Aunque las técnicas de la cerámica local han experimentado algunos cambios, gran parte cíe la cerámica tradicional hecha actualmente sigue utilizando métodos similares a los de hace cientos de años. Probablemente la decoración ha cambiado ligeramente y las formas se han desarrollado, pero básicamente son, en gran parte, lo mismo. Cada tribu tiene un estilo característico de decoración. La cerámica Zuñí, por ejemplo, hecha en el alto Pequeño Colorado, procede de una zona ocupada continuamente por indios. La cerámica Zuñí tiene una decoración pintada característica, que a menudo cubre la totalidad de la vasija; se utilizaban pinturas negras y rojo oscuro, sobre un fondo gris pálido; a menudo los dibujos muestran un ciervo incluido en una estructura que puede ser una casa y cerca de un girasol que se cree que es su alimento. En el ciervo están indicados los órganos internos de la boca, cuello y tórax. Las bases de las vasijas Zuni tienden a ser redondeadas, a diferencia de las bases más apuntadas en las vasijas de los vecinos Acoma.
La cerámica Acoma está decorada con una banda de motivos recubriendo los dos tercios superiores de las vasijas. El dibujo, a menudo floral, está pintado de negro y rojo amarillento. En Santo Domingo un fondo de engobe blanco está decorado con dibujos puramente geométricos negros, más ampliamente espaciados. La cerámica Hopi hecha en el noreste de Arizona está decorada con dibujos negros, sobre un engobe amarillo.

ceramica115

 

 América: Indios Hohokam

La tribu hohokam que vivió en los valles Gila y Salt, en Arizona, desarrolló el uso del método de la paleta y el yunque, para la construcción de vasijas. Es característico un hombro agudo en la vasija, formado por la unión entre la base redondeada y las paredes rectas, que probablemente se desarrolló por el método de construcción. La cerámica Mimbres, hecha en el valle del Mimbres, en el sureste mexicano, combina técnicas e influencias culturales para producir una de las más hermosas y diferenciadas cerámicas de América. Los cuencos son la principal forma que se ha conservado, probablemente porque eran enterrados con los difuntos. A menudo tienen un pequeño agujero golpeado en la base, sin duda para hacerlos inútiles a los ladrones, aunque existe una teoría de que ciertas tribus, creyendo que los objetos inanimados, así como los animados, poseían alma, rompían intencionadamente los objetos de enterramiento para liberar a éstas. Los cuencos, bastante sencillos de forma, son notables por su decoración pintada. Algunos tienen dibujos geométricos complejos y bellamente ejecutados en engobe blanco y negro, en los que los dibujos en negro macizos y rayados se combinan para recubrir la mayor parte de la superficie. Otros cuencos tienen dibujos realistas de animales, aunque ligeramente estilizados, que quizá son los más característicos. Estos dibujos no están sólo bellamente trazados, sino que están espaciados de tal manera que implican una tensión y una preocupación por los aspectos más finos del arte. Frecuentemente muestran criaturas como insectos en pares opuestos, pintados en negro sobre fondo blanco. Bastante a menudo el negro era reemplazado por tonos oscuros. La producción de esta cerámica cesó alrededor del siglo XIV.

 

hohokam

 

 

 

 

 

 

 

 

 

América: México

El desarrollo de esta zona, que comprende principalmente el México moderno, puede dividirse en tres fases después del período arcaico. El período desde 1500 a.C. a 300 d.C., es conocido como el «formativo», del 300 al 900 d.C., como el «clásico» y del 100 a 1520 d.C. como el «posclásico». El área geográfica es grande, con muchas tribus y costumbres locales, y solamente es posible mencionar los centros principales. Aunque cada grupo desarrolló un estilo de decoración y costumbres particular, todas ellas tienen un fondo común, que incluye la estructura geográfica, el papel de corteza o los libros de piel de venado, mapas, calendarios, astronomía y un curioso juego de pelota, el tlachtli, jugado con una pelota de caucho en un frontón cuidadosamente preparado.
Durante el período clásico cada ciudad-estado existía pacíficamente. Las ciudades independientes estaban controladas por el sacerdocio y se disfrutaba de todas las ventajas de la paz, florecía el comercio y la cerámica se vendía ampliamente. El fin del período clásico está señalado por la caída de Teotihuacan, la ciudad fantástica de las tierras altas de México, que anunció un período de violencia y agresión, durante el cual las guerras se hacían para conseguir víctimas sacrificiales, con lo que tuvieron lugar sacrificios humanos en gran escala. Finalmente, los aztecas lograron el dominio, que retuvieron hasta su derrocamiento por Cortés (1519-1521 d.C.).

 

América: Período formativo mexicano
(aproximadamente 1500 a.C.-300 d.C.)

Durante el período formativo, la mayor parte de las formas básicas de la cerámica fueron comunes en toda la zona. Se hicieron cuencos, jarros sin cuello, botellas de cuello largo, cubetas con caño, cuencos y jarros con tres pies altos y jarras con caño en estribo. A menudo se utilizaron en los platos planos patas huecas «mamiformes» (en forma de tetas).
Las técnicas decorativas implicaban recubrir la vasija con un fino engobe negro, marrón, rojo o blanco. A menudo éste se bruñía, frotándolo con un guijarro liso, para producir una superficie brillante (a veces llamada pulido). Algunas vasijas se dejaban lisas, mientras que otras tenían un motivo geométrico sencillo. Se llevaron a cabo dibujos incisos, en ocasiones antes de que la vasija se cociese y algunas veces después, proporcionando esto último una línea más fina y seca. La pintura «en negativo» era un procedimiento de decoración en el cual se pintaba sobre la vasija con cera caliente, u otra sustancia similar resistente; seguidamente la vasija se sumergía en un pigmento de distinto color, con lo que el dibujo se dejaba del color de la pasta, visto a través del pigmento. La cera desaparecía, quemada en la cocción.

 

ceramica116

 

América: Período clásico mexicano
(300-900 d.C.)

El período clásico está marcado por el crecimiento de ciudades independientes, en las cuales se empleaba mucho tiempo en el estudio de la astronomía y el servicio a numerosas deidades. Se construyeron grandes templos y pirámides y la escultura, la cerámica y la pintura se utilizaron para fines rituales.
Teotihuacan, en las tierras altas de México, es un ejemplo de estas ciudades. Aquí la cerámica era técnicamente conseguida, si bien en sus primeras etapas era apagada y sin inspiración. Más tarde se desarrolló un estilo de decoración policromo, en el que se utilizó la técnica «champlevé»; en aquélla las vasijas se recubrían con un engobe marrón oscuro o negro, que se quitaba rascándolo, para mostrar el cuerpo oscuro, el cual a veces se pintaba con cinabrio. También se empleó una técnica de estuco, en la que la superficie de la vasija, corrientemente un cilindro con tres patas, se recubría con yeso; éste se tallaba y el dibujo se rellenaba con arcillas coloreadas. El resultado, frágil y sin utilidad práctica, parece haber sido muy apreciado, más por su virtualismo técnico que por su importancia artística.

ceramica117

 

 

 

 

 

 

 

 

 

América: Los mayas

Los pueblos mayas, situados geográficamente en la península del Yucatán, Guatemala y Honduras británica, se desarrollaron bastante independientemente en una zona relativamente segura contra las invasiones. Hasta el período posclásico mostraron poco interés por la expansión militar. El trabajo primitivo presenta una gran influencia del Teotihuacan, pero después alrededor del 600 d.C, se desarrolló un efecto decorativo, implicando el uso de pigmentos colorantes de gran brillantez, por cocción de las vasijas a una temperatura más baja. La durabilidad se sacrificaba a la belleza estética. Como decoración se utilizaban jeroglíficos y animales, pero los dibujos más bellos son las escenas de la vida ceremonial maya. También se hicieron vasos de sacrificio en forma de animales.

ceramica118

 

 

 

 

 

 

 

América:
Los aztecas (1325-1420 d.C.)

En 1325 los aztecas fundaron Tenochtitlan (actual Ciudad de México) y se convirtieron en la tribu gobernante dominante. Fundaron una sociedad basada principalmente en el poder eclesiástico, más que en el secular, incluyendo rituales horribles, en los que los sacerdotes llevaban a cabo sacrificios humanos en masa; se sacrificaban niños, por ejemplo, para atraer la lluvia y se creía que cuanto más gritaban más eficaz era el sacrificio.
La cerámica estaba constituida por objetos de paredes delgadas, bien cocidos, de color naranja. Se hicieron copas bicónicas y en forma de cáliz para que los ancianos bebiesen pulque, una fuerte bebida alcohólica hecha de jugo de maguey fermentado. La decoración, pintada con líneas negras, fue a menudo geométrica, aunque más tarde se incluyeron pájaros, animales y motivos florales.
La cerámica policroma mixteca fue una de las más finas y más apreciadas de las cerámicas aztecas. Se hizo en Cholula y está decorada con numerosos engobes coloreados. Se dice que ésta era la única cerámica que quería usar el rey Moctezuma. Fue principalmente una cerámica de lujo en la que se utilizaban los colores crema, amarillo crema, ocre rojo, siena quemada, gris y negro. Algunos de los diseños decorativos fueron figuras humanas, símbolos religiosos y seculares, plumas y volutas y los dibujos tenían una calidad de plenitud y minuciosidad. Se comercializó mucha cerámica y el soldado español Bernardo Díaz informó haber visto «toda clase de objetos hechos en miles de formas, desde grandes tinajas para agua a pequeñas jarras» en el gran mercado de Tlatelolco, cerca de Tenochtitlan.

ceramica120

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About these ads

6 Respuestas a “HISTORIA DE LA CERAMICA (CAP. 10)

  1. y de los Igneris que….?
    Y de los Tainos que?

    No hicieron cerámica?

  2. Por supuesto que hicieron cerámica y muy interesante. Por desgracia no puedo tocar todo los temas que quisiera ni extenderme en ellos.
    Entré en tu web; interesantisima. Si quieres editar en este blog un articulo o noticia me lo dices.
    gracias por leernos.
    saludos. paz

  3. esta super chido lo k biene y me dejo mucho bueno!!
    haahja bueno ps me sirvio para mi tarea graxias byee…

  4. q hueva!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! la neta

  5. This might be this blog’s best blog I have read…

  6. Luckily I read the English but I dont write and I dont speak English.
    Thanks
    Paz

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s