La plata más codiciada. Bandejas del XVIII

Bandejas del XVIII, la plata más codiciada

PILAR NIEVA SOTO
66 SUBASTAS SIGLO XXI • NOVIEMBRE 2007.
 
 

Las bandejas del siglo XVIII son las piezas de plata más vendidas en nuestro país en los últimos años.Las podemos encontrar en tiendas de anticuarios, en ferias de antigüedades y en las casas de subastas. De indiscutible valor decorativo, su precio oscila entre los 1.500 y los 2.000 euros, aunque en ocasiones superan ampliamente estas cifras. La mayor parte de las bandejas ochocentistas de plata subastadas en los últimos años han sido cordobesas, seguidas en menor número por las salmantinas y, en un porcentaje bastante inferior, por las de Madrid, Toledo o Barcelona. Eso sí, conviene estar muy atento a las imitaciones realizadas en el siglo XX y a las falsificaciones, que no sólo afectan a las piezas sino también a las marcas.

 

 

Todo aficionado al mercado del arte sabe que en España no abunda la plata antigua ni en los anticuarios, ni en las ferias de antigüedades, ni tampoco en las subastas. Entre las posibles causas que explican este hecho tan evidente está el que no se han conservado muchas piezas domésticas (ya que las

religiosas en principio continúan mayoritariamente en los lugares para los que se destinaron), bien porque se destruyeron en guerras, o por haberse fundido debido a cambios de gusto y moda y también para aprovechar su materia prima de indudable valor económico, a diferencia de lo que ocurre con obras de arte realizadas en materiales menos costosos, como cerámica

o madera.Por eso, cuando aparece en el mercado alguna pieza de plata profana (siempre más cotizada que la religiosa) el precio se eleva, sobre todo si está bien conservada y lleva marcas que permiten clasificarla exactamente o con mucha aproximación.

SUBASTAS Siglo XXI ha abordado ya en números anteriores otras piezas de platería, como soperas, salseras o benditeras, por lo que en esta ocasión nos vamos a centrar en las bandejas del siglo XVIII, las piezas domésticas que actualmente circulan en mayor número en el mercado del arte.

Una producción abundante

Es evidente que si se han conservado tantos ejemplares es porque la producción de bandejas durante esa centuria fue abundante. Cada platería tuvo características propias en cuanto a la forma y la ornamentación. En general predominó la ovalada y el borde de contornos, pero en Córdoba hubo más variedad y se hicieron también circulares y poligonales, mientras que en Salamanca lo habitual fue hacerlas circulares y con borde dentado. 

Los motivos predominantes fueron bélicos,vegetales y animales, pero las salmantinas se hicieron mayoritariamente con escenas bucólicas, elegantes damas y paisajes. Las marcas que normalmente presentan las piezas de plata españolas a partir del siglo XVIII, ayudan a saber el lugar donde se hicieron y en muchas ocasiones también el nombre del platero y la fecha de realización. Por eso sabemos que más de la mitad de las bandejas ochocentistas subastadas en los últimos años han sido cordobesas, seguidas en menor número por las salmantinas, y en un porcentaje bastante inferior por las de lugares como Madrid,Toledo o Barcelona.  

Aunque los precios de mercado oscilan entre 1.500 y 2.000 euros, en  0ctubre de 2004 llegaron a pagar en Segre 3.200 €por una bandeja cordobesa de 1778 realizada por Antonio Ruiz y 3.000 € por otra madrileña de José Salazar fechada entre 1742/54. Es en las casas de subastas donde tienen lugar la mayor parte de las ventas de bandejas y suele ocurrir con cierta frecuencia que una pieza pase de una sala a otra si no se vende y, aunque la tendencia general es ir bajando el precio de salida para facilitar la adquisición, a veces ocurre que acaban vendiéndose años después en precios superiores a los que se ofrecían inicialmente.

Eso es lo que sucedió el pasado mes de junio en Alcalá, donde se vendieron muy por encima de su precio de salida tres bandejas que estaban dando vueltas por el mercado del arte sin éxito: una toledana realizada por Cordero hacia 1688-1710 subió de 1.400 a 2.250 € (no había encontrado

comprador cinco meses antes por 2.100 €en Ansorena ni por 2.000 €en Segre, en marzo de 2005). Otra supuestamente granadina con marca personal de Valdivia (1737) pasó de 1.200 a 2.000 €.Y una tercera de Barcelona (ff. sg. XVII-pp. sg.XVIII) abrió las pujas en 1.400 y las cerró

en 2.500 € (cuando seis meses atrás nadie había apagado por ella 1.700 €en otra sala). Las fluctuaciones al alza o a la baja en los precios de salida resultan a menudo inexplicables para los especialistas, cuando se trata de piezas similares en forma,peso, estado de conservación o marcaje. Obviamente, la diferencia de precios es aún mayor en los remates, donde intervienen factores tan aleatorios como el gusto particular del comprador, la época del año, el prestigio de la sala o la coincidencia en el día de varias subastas, por ejemplo.

 Consejos para una buena compra

 Para evitar el fraude a la hora de comprar una bandeja hay que tener  especialmente en cuenta dos asuntos: las imitaciones de obras antiguas realizadas en el siglo XX y la falsificación de las marcas. Con un poco

de experiencia, las imitaciones no son difíciles de detectar, ya que las bandejas modernas se hacen con máquinas -presentando un dibujo más

perfecto y regular que el realizado a mano por un artífice- y además carecen de la pátina que proporcionan los años de uso. El primer paso a la hora de elegir una bandeja española del siglo XVIII en plata es fijarse en cómo está hecha, para lo cual resulta muy útil mirar el reverso: debe presentar los huecos propios de la técnica usada entonces, conocida como relevado o repujado, y que consiste en trabajar el adorno mediante golpes de martillo desde el interior para producir relieve hacia el exterior. Otro detalle a observar es la forma del dibujo y también el color, puesto que lo normal es que el interior esté negruzco.

Más grave y difícil de detectar es la falsificación de las marcas, por la  enorme variedad de ellas que existe y la sofisticación de los métodos

para falsear. La intención es revalorizar la pieza, haciéndola pasar por obra de plateros famosos, como los cordobeses Damián de Castro,Antonio de Santa Cruz o Antonio Ruiz, por ejemplo. Aquí es imprescindible la consulta a un especialista experimentado.

Fuente Revista Subastas Siglo XXI
Anuncios

2 Respuestas a “La plata más codiciada. Bandejas del XVIII

  1. Como siempre, interesantísimo.
    Muchas gracias

  2. Hola,
    Hello, English please?
    I found a small silver antique tray in Cuba, and I was wondering if I could send a picture to see if you can identify its age?
    thank you
    Gerard

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s