LA CERAMICA VALENCIANA

Las técnicas decorativas típicas de la cerámica neolítica valenciana son las siguientes:

 

A

Apliques en relieve: Consistía en la adición de cordones, asas, mamelones, botones, etc. sobre el barro fresco. Posteriormente podían recibir impresiones o incisiones.

Impresiones cardiales: Realizadas con la co cha de berberecho, derivando el nombre técnico de su denominación científica (Cardium edule, Cardium tuberculatum, etc.). Se realizaban tanto con el extremo ondulado como con el natis, por impresión simple, por arrastre o pivotando el canto de la concha, lo cual genera un motivo en forma de llama.

Impresiones no cardiales: Realizadas con almejas o chirlas (Mactra sp., Dosinia sp., Venus sp.), espátulas dentadas o peines (gradina), extremos circulares de caña, palos de punta roma, etc.  También con los dedos o las uñas (ungulaciones, digitaciones). A veces se introducía arci- lla de diferente color a la del vaso en estas impresiones. 1

Peinado: Con la gradina o la espátula dentada se cubría el vaso con trazos de arrastre formando decoraciones densas rayadas, en espiga, etc. Se trata de una técnica de acabado superficial que generalmente abarca grandes zonas de las piezas.2

Incisiones: Dibujando con un elemento aguza do y duro de hueso o piedra con el barro casi seco.

Esgrafiado: Se obtenía tras la cocción del vaso por el mismo procedimiento que la incisión.3

Las decoraciones realizadas ofrecen diferentes estilos, desde un geométrico abigarrado inicial que combina multitud de técnicas, a elementos más sueltos, con una clara tendencia a la simplificación y a la desapari ción de las impresiones de conchas marinas que son substituidas por incisiones y peinados. Sin embargo, resulta muy peculiar encontrar en las fases más antiguas de la cerámica impresa valenciana la presencia además de representaciones simbólicas de figuras humanas orantes con las manos alzadas, perfectamente paralelizables con representaciones del arte parietal rupestre,

especialmente con el orante del abrigo V del Pla de Petracos. En momentos posteriores se representan zoomorfos (cabras). De este modo, en la Cova de l’Or encontramos una expresión estética única en el Neolítico

Peninsular que sincretiza elementos rituales (representaciones ntropomorfas o animales) con vasijas aparentemente funcionales. Cabe la duda de si estas piezas eran efectivamente de uso y no contenedores asociados a prácticas de culto, lo cual abundaría en la introducción de la cerámica como una técnica cargada de connotaciones mágicas o religiosas.

Fuente: Texto Integro del Capitulo I de “La Historia de la Cerámica Valenciana” Publicada por AVEC (www.avec.com)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s