50 pinturas de paisajes

Fan Kuan (China, c.990–1020) c.1010-20 Tinta sobre seda, 206.3 x 103.3 cm. Museo Nacional, Taipei (Taiwan) En el éxtasis artístico que supuso la Dinastía Song surgieron tres pintores extraordinarios que fueron conocidos como “los tres pintores rivales”. El primero de ellos fue el ya mencionado Li Cheng (ver obra anterior). Contemporáneo suyo es Guan Tong, maestro de la técnica “Fu Pi Cun” con la que representaba con maestría las formas angulares de las montañas. El más joven de los tres es Fan Kuan. De este último se conocen muy pocos datos biográficos, y pocas obras suyas han llegado han llegado hasta nuestros días, pero una de ellas, “Viajeros entre montañas y torrentes”, es verdaderamente excepcional.

Fan Kuan (China, c.990–1020)
c.1010-20
Tinta sobre seda, 206.3 x 103.3 cm.
Museo Nacional, Taipei (Taiwan)
En el éxtasis artístico que supuso la Dinastía Song surgieron tres pintores extraordinarios que fueron conocidos como “los tres pintores rivales”. El primero de ellos fue el ya mencionado Li Cheng (ver obra anterior). Contemporáneo suyo es Guan Tong, maestro de la técnica “Fu Pi Cun” con la que representaba con maestría las formas angulares de las montañas. El más joven de los tres es Fan Kuan. De este último se conocen muy pocos datos biográficos, y pocas obras suyas han llegado han llegado hasta nuestros días, pero una de ellas, “Viajeros entre montañas y torrentes”, es verdaderamente excepcional.

La composición está dominada por una imponente montaña, una mole rocosa que ocupa prácticamente las dos terceras partes de la escena. Además de por su impresionante presencia, la montaña destaca por la simpleza con la que está pintada: tan solo la catarata destaca en medio de la superficie casi uniforme de la roca. En cambio, en el tercio inferior de la composición se concentran los detalles: desde el templo que aparece justo debajo de la catarata hasta el personaje apenas visible en la esquina inferior derecha –que la página web del Museo Nacional de Taipéi identifica como un autorretrato del artista- que bordea el río acompañado por un grupo de mulas. “Viajeros entre montañas y torrentes” no representa un lugar concreto de china, sino que es un paisaje idealizado, testamento de la magnificencia de la naturaleza y la insignificancia del ser humano comparado con ella. G. Fernández - theartwolf.com

La composición está dominada por una imponente montaña, una mole rocosa que ocupa prácticamente las dos terceras partes de la escena. Además de por su impresionante presencia, la montaña destaca por la simpleza con la que está pintada: tan solo la catarata destaca en medio de la superficie casi uniforme de la roca. En cambio, en el tercio inferior de la composición se concentran los detalles: desde el templo que aparece justo debajo de la catarata hasta el personaje apenas visible en la esquina inferior derecha –que la página web del Museo Nacional de Taipéi identifica como un autorretrato del artista- que bordea el río acompañado por un grupo de mulas.
“Viajeros entre montañas y torrentes” no representa un lugar concreto de china, sino que es un paisaje idealizado, testamento de la magnificencia de la naturaleza y la insignificancia del ser humano comparado con ella.
G. Fernández – theartwolf.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s