50 pinturas de paisajes

Secuestro de Zal por el Simurgh también conocido como "El Simurgh llevando a Zal a su nido en el Monte Damavand" Del álbum Sarai de Tabriz, escuela de Tabriz (Persia) c.1370 Miniatura, Museo del Palacio de Topkapi Los orígenes de la miniatura persa son difíciles de establecer, pero la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que su “edad de oro” se alcanzó entre los siglos XIII y XVI. Durante el Imperio Mongol, los dirigentes llevaron a Persia a artistas procedentes de China, introduciendo varios avances como la miniatura en formato vertical. De las mismas influencias surge la presencia habitual en las miniaturas de animales legendarios, como dragones o buraqs.

Secuestro de Zal por el Simurgh
también conocido como “El Simurgh llevando a Zal a su nido en el Monte Damavand”
Del álbum Sarai de Tabriz, escuela de Tabriz (Persia)
c.1370
Miniatura, Museo del Palacio de Topkapi
Los orígenes de la miniatura persa son difíciles de establecer, pero la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que su “edad de oro” se alcanzó entre los siglos XIII y XVI. Durante el Imperio Mongol, los dirigentes llevaron a Persia a artistas procedentes de China, introduciendo varios avances como la miniatura en formato vertical. De las mismas influencias surge la presencia habitual en las miniaturas de animales legendarios, como dragones o buraqs.

Esta potente miniatura es un buen ejemplo de todos estos avances. El simurgh, criatura mitológica con forma de ave gigante, lleva al legendario guerrero Zal a su nido en el Monte Damavand (el pico más alto del actual Irán). A pesar de los brillantes colores de la cola del simurgh, resulta difícil no separar la vista del paisaje. Es evidente que el artista ha primado la expresividad sobre la naturalidad, pese a lo cual los árboles del primer plano presentan una notable atención a los detalles. A destacar que aunque el paisajismo nunca formó parte del repertorio principal de los miniaturistas persas, esta miniatura pertenece a un álbum que también contiene otros paisajes interesantes, como “Isfandiyar luchando con los lobos”. G. Fernández - theartwolf.com

Esta potente miniatura es un buen ejemplo de todos estos avances. El simurgh, criatura mitológica con forma de ave gigante, lleva al legendario guerrero Zal a su nido en el Monte Damavand (el pico más alto del actual Irán). A pesar de los brillantes colores de la cola del simurgh, resulta difícil no separar la vista del paisaje. Es evidente que el artista ha primado la expresividad sobre la naturalidad, pese a lo cual los árboles del primer plano presentan una notable atención a los detalles.
A destacar que aunque el paisajismo nunca formó parte del repertorio principal de los miniaturistas persas, esta miniatura pertenece a un álbum que también contiene otros paisajes interesantes, como “Isfandiyar luchando con los lobos”.
G. Fernández – theartwolf.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s