50 pinturas de paisajes comentadas

Taikō Josetsu (Japón, c.1350-1423) c.1413 Tinta sobre papel, 111.5 × 75.8 cm Templo Myōshin-ji, Kyoto, Japón A Taikō Josetsu se le considera habitualmente como el padre de la pintura japonesa. Inmigrante chino, llegó a Japón hacia 1370, e introdujo en el país el arte de los grandes pintores chinos de la era. Además, fue maestro de varios pintores japoneses de su tiempo, como Tenshō Shūbun.

Taikō Josetsu (Japón, c.1350-1423)
c.1413
Tinta sobre papel, 111.5 × 75.8 cm
Templo Myōshin-ji, Kyoto, Japón
A Taikō Josetsu se le considera habitualmente como el padre de la pintura japonesa. Inmigrante chino, llegó a Japón hacia 1370, e introdujo en el país el arte de los grandes pintores chinos de la era. Además, fue maestro de varios pintores japoneses de su tiempo, como Tenshō Shūbun.

“Hombre pescando un pez-gato” es la obra más famosa de Josetsu. La adorable pintura, declarada Tesoro Nacional en Japón- muestra a un hombre que se esfuerza en atrapar a un escurridizo pez-gato con una calabaza. La cómica escena fue encargada por el shogun Ashikaga Yoshimochi (1386-1428), aunque se ignora si su mensaje es meramente humorístico o por el contrario pretende inspirar alguna reflexión más profunda. El paisaje fluvial muestra claramente la influencia de los grandes pintores chinos como Ma Yuan. Al igual que en la pintura china, los protagonistas del paisaje son las montañas y los torrentes. Aún más característico es el hecho de concentrar los detalles en una parte muy concreta de la pintura. La precisión y el detalle con los que Josetsu ha pintado los brotes de bambú o incluso los bordes del río contrastan con el toque inconcluso de las montañas del fondo de la composición, tapadas parcialmente por la niebla, como ocurre en los grandes paisajes de la Dinastía Song. G. Fernández - theartwolf.com

“Hombre pescando un pez-gato” es la obra más famosa de Josetsu. La adorable pintura, declarada Tesoro Nacional en Japón- muestra a un hombre que se esfuerza en atrapar a un escurridizo pez-gato con una calabaza. La cómica escena fue encargada por el shogun Ashikaga Yoshimochi (1386-1428), aunque se ignora si su mensaje es meramente humorístico o por el contrario pretende inspirar alguna reflexión más profunda.
El paisaje fluvial muestra claramente la influencia de los grandes pintores chinos como Ma Yuan. Al igual que en la pintura china, los protagonistas del paisaje son las montañas y los torrentes. Aún más característico es el hecho de concentrar los detalles en una parte muy concreta de la pintura. La precisión y el detalle con los que Josetsu ha pintado los brotes de bambú o incluso los bordes del río contrastan con el toque inconcluso de las montañas del fondo de la composición, tapadas parcialmente por la niebla, como ocurre en los grandes paisajes de la Dinastía Song.
G. Fernández – theartwolf.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s