50 pinturas de paisajes comentadas

Paisaje del Danubio cerca de Ratisbona Albrecht Altdorfer (Alemania, c.1480-1538) c. 1522–25 óleo sobre tabla, 30x22 cm. Alte Pinakothek, Munich Máximo representante de la Escuela del Danubio, Altdorfer es uno de los primeros artistas en la historia de la pintura europea en representar el paisaje puro. Hemos visto en la obra anterior de Joachim Patinir como el paisaje era el fondo –con un protagonismo casi absoluto, pero fondo al fin y al cabo- de una obra de temática religiosa. En esta obra de Altdorfer –o en su más antiguo “Paisaje con Puente” de la Galería Nacional de Londres- el paisaje es el único motivo y protagonista de la pintura.

Paisaje del Danubio cerca de Ratisbona
Albrecht Altdorfer (Alemania, c.1480-1538)
c. 1522–25
óleo sobre tabla, 30×22 cm.
Alte Pinakothek, Munich
Máximo representante de la Escuela del Danubio, Altdorfer es uno de los primeros artistas en la historia de la pintura europea en representar el paisaje puro. Hemos visto en la obra anterior de Joachim Patinir como el paisaje era el fondo –con un protagonismo casi absoluto, pero fondo al fin y al cabo- de una obra de temática religiosa. En esta obra de Altdorfer –o en su más antiguo “Paisaje con Puente” de la Galería Nacional de Londres- el paisaje es el único motivo y protagonista de la pintura.

Se trata de una obra de pequeño formato, pintada con una notable atención a los detalles. Colocando dos árboles en los laterales de la pintura, Altdorfer emplea un doble repoussoir para dirigir la vista del espectador hacia el fondo de la composición, donde un camino serpenteante se dirige hacia el Castillo de Wörth. Sin embargo, en la pintura no aparece ninguna figura humana, aumentando la “pureza” del paisaje. Aunque el paisaje representa un lugar concreto (las inmediaciones del Castillo de Wörth), es bastante posible que Altdorfer haya añadido toques “románticos” para aumentar la belleza de la escena. G. Fernández - theartwolf.com

Se trata de una obra de pequeño formato, pintada con una notable atención a los detalles. Colocando dos árboles en los laterales de la pintura, Altdorfer emplea un doble repoussoir para dirigir la vista del espectador hacia el fondo de la composición, donde un camino serpenteante se dirige hacia el Castillo de Wörth. Sin embargo, en la pintura no aparece ninguna figura humana, aumentando la “pureza” del paisaje.
Aunque el paisaje representa un lugar concreto (las inmediaciones del Castillo de Wörth), es bastante posible que Altdorfer haya añadido toques “románticos” para aumentar la belleza de la escena.
G. Fernández – theartwolf.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s